martes, 11 de agosto de 2015

TRISTE HISTORIA DE UNA FUENTE BARROCA QUE HUBO EN JAÉN (1955 – 2005).



Preámbulo

Esta nueva entrada en mi blog la he titulado: TRISTE historia de una fuente barroca que hubo en Jaén (1955 – 2005). La razón de la misma es recordar una fuente barroca que hubo en Jaén y  que tuve la suerte de remodelar y poner en funcionamiento tras un largo período de tiempo abandonada,  y que  por razones que podréis entender en una serie de reseñas de prensa que incluiré, fue destruida con nocturnidad y alevosía por un equipo de gobierno municipal sin escrúpulos por nuestro patrimonio. Creíamos que la destrucción del Teatro Cervantes y otros edificios emblemáticos  fue agua pasada, pues no, de nuevo en el 2005 se volvió repetir la misma historia.   

Es curioso que ese Equipo de Gobierno Municipal que destruyó la fuente en el año 2005, fuera capaz en el 2001 de restaurarla  y ponerla de nuevo en funcionamiento con más esplendor que el  que tenía cuando la hicieron en 1955.
           
El proyecto de remodelación fue de Don Francisco Ariza Aranda, Perito e Ingeniero Técnico Municipal, que por aquel tiempo era el Jefe de los Servicios Técnicos Municipales (Mantenimiento del Alumbrado Publico, Semáforos  y Fuentes Ornamentales de la Cuidad de Jaén).

El proyecto consistió en la reparación e impermeabilización del vaso principal, así como de las tazas (conchas) intermedias. Instalación de un nuevo sistema de recirculación del agua, nuevos surtidores y adecuación de los existentes: salida del agua a través de los Tritones, Leones y Surtidor central (como curiosidad,  las tuberías de plomo que empotradas en la fuente que llevan el agua a estos elementos, después de 50 años,  estaban en perfecto estado de funcionamiento). El proyecto se completó con la instalación de un sistema de iluminación decorativa interior del agua y surtidores, así como los sistemas eléctricos de mando y protección adecuados a la normativa vigente.








(Estos planos corresponden al proyecto de remodelación).



Triste historia de una fuente barroca que hubo en Jaén   (1955 – 2005).

        Los que ya peinamos canas nos acordamos de una fuente barroca que existió en Jaén y que estuvo ubicada en la antigua plaza de Coca de la Piñera, que por la ley de la Memoria Histórica actualmente se llama: Plaza de la Libertad, y para los de aquí, la Plaza de la Estación de Autobuses.

Un poco de historia:

Esta plaza fue diseñada por el insigne arquitecto de Jaén D. Luis Berges Martínez en l920. A finales de la década del los años 30 y principio de los 40 se construye la Estación de autobuses y el Hotel Rey Fernando (Severiano Sánchez y Luis de Peña), inaugurándose en 1941.









(F1)


(F2)

(F1 y F2) Se puede contemplar la fuente barroca en el centro de la plaza en el año 1957.  (En estas fotografías se puede apreciar el desnivel de la plaza; Soledad Lázaro Damas en su libro: Las Fuentes de Jaén (1985), comenta que……” en cuanto al lugar de su ubicación,  ocupa una amplia plaza,  pero con el defecto de su inclinación, hecho corriente en toda la ciudad, según desde donde se mire la fuente, el resultado puede ser la contemplación de una fuente de medidas algo excesivas desde la parte norte de la plaza, mientras si el espectador se sitúa en la parte sur, aparece que está contemplando un gran mamotreto, con el inconveniente de que no todos sus elementos puede verse”.  


Este conjunto desde el 2006, está inscrito por la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía,  en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como inmuebles representativos de la arquitectura del Movimiento Moderno en la provincia (F3).


  

(F3)



F3 - Se contempla, además de  la fuente barroca en el centro de la plaza, el hotel Rey Fernando, el Gran Bar Ideal,  así como la entrada a la estación de autobuses; Al fondo a la izquierda la calle Pío XII. Esta fotografía corresponde al final de los años 60.


Descripción de la fuente de la plaza de la Estación de Autobuses.

Por indicación de un amigo, busque un libro en la Biblioteca Municipal titulado: Las Fuentes de Jaén, de Soledad Lázaro Damas. En este libro, editado en 1985, la autora hace una descripción pormenorizada de la fuente, la que voy a trascribir de forma literal…………………….” El conjunto de la fuente aparece formado por varias tazas escalonadas con altitud que dotan de esbeltez a la fuente. La base aparece constituida por una gran taza circular en cuyo interior se disponen surtidores que hoy en día no tiene una efectividad práctica (F4).


(F4)


En el centro de esta gran taza, se erige un cuerpo central de forma extraña en el que se alternan las líneas rectas y curvas en un intento de dotar a este ejemplar de una fuerza y movimiento que sin embargo quedan frenados por las firmes aristas de las líneas rectas que contiene el movimiento que nace de las curvas. Dicho cuerpo central  adopta un esquema triangular con los ángulos suprimidos por una línea recta y los lados alabeados en un movimiento curvo.  A estos tres lados se adosan tres pilas o tazas que recogen hipotéticamente el agua procedente de sendas cámaras de leones que dibujados sobre un tondo moldurado actúan como surtidores (F5).


 (F5)

En las  esquinas se desarrolla un pedestal que sostiene  un tritón, estos elementos en números de tres son robustas esculturas, que al igual que los leones actúan como surtidores a la vez que guardan las esquinas de la fuente mientras levantan y mueven las colas en un movimiento sinuoso y violento. Las molduras rectas que se sitúan en la base y en el remate de este cuerpo, como decíamos, frenan el movimiento sugerido por el recto de las líneas curvas del conjunto”. (F6 – F7).


(F6)


(F7)

(Como habréis podido comprobar,  la fuente está pintada de una forma muy peculiar (los colores los eligió el arquitecto Municipal). Está decoración tan solo duro una semana, pues por quejas de los vecinos del entorno, el Concejal  de Urbanismo de turno ordenó que se pintara de un solo color, permaneciendo así hasta su destrucción por el mismo Concejal, de cuyo nombre no quiero ni acordarme).





Sobre este primer cuerpo se disponen las figuras, extrañamente pequeñas respecto al resto del conjunto, de tres niños que sentados en el suelo levantan y señalan con sus manos hacia una nueva taza de carácter fantástico y que parece adoptar la forma de una amplia, abierta, fantástica y caprichosa  concha marina que sobre un balaustre se sitúa sobre sus cabezas. Es sobre todo en esta parte donde más se aprecia la desproporción entre los distintos elementos. De esta taza-concha surge un nuevo balaustre que actúa como pedúnculo de una última taza cuyo cuerpo aparece recubierto por alargadas y estilizadas hojas de acanto que recuerdan las exhuberancias barrocas de fines del siglo XVII. Por último la fuente se remata con un surtidor que brota de esta última taza (F8).

 

(F8)

El conjunto de la fuente es en realidad una reunión de elementos sueltos en relación con el agua y las fuentes; estos elementos, tritones y la gran concha que actúa como taza, es una clara evocación de las grandiosas y fastuosas fuentes barrocas que adorna tantas plazas (F9-F10-F11),  pero sin embargo, el resultado en este caso es frío y participa de cierta rigidez, incluso resulta desconcertante sobre todo por la taza a modo de concha que se sitúa de forma plana sobre los tritones y niños a los que hace pasar inadvertidos por la sombra que proyecta sobre ellos y sus grandes dimensiones sobre sus diminutas figuras.



Ejemplos de grandiosas y fastuosas fuentes barrocas que adorna  plazas de Madrid.





Esta estaba en la calle Fuencarral (F9)
 


Fuente Bernini (F10)


Fuente de los Galápagos (F11)



Destrucción


como dice el refranero popular que una imagen vale más que mil palabras, la foto que sigue lo dice todo:







                                                                          (F12)






Una fría mañana de invierno, con nocturnidad y alevosía, (aún estaba encendido el alumbrado público de la plaza y la máquina ya había destruido más del 50%). En la plaza ya tan solo queda el edificio del fondo y la estación de autobuses como elementos originales 1950.
 




           La plaza después de cinco años, en los que pasó de ser  un estercolero a un círculo con césped, fue de nuevo remodelada en el 2010 con un diseño que gustará más o menos, y que seguramente cumplirá con las funciones para la que fue creada, se supone que la funcionalidad y la belleza, pero como siempre Jaén perdió parte de su patrimonio histórico y artístico, parte de su esencia y peculiaridad ante la pasividad de la ciudadanía y la falta de criterio y de aprecio por lo nuestro del que vienen haciendo gala los diversos dirigentes de la ciudad que venimos padeciendo los jiennenses desde hace mucho tiempo. Pero eso es lo que hay, pueden Vds. ver los resultados.






(F13)




(F14)




(F15)





Como resumen de la historia de esta fuente, su cronología:

·     1920. El insigne arquitecto de Jaén D. Luis Berges Martínez, diseña la plaza.
·    1939-1941. se construye el edificio de la estación de autobuses y el hotel Rey Fernando.
·       1955. Se erige la Fuente Barroca de la Plaza.
·        2001. Se remodela en profundidad la Fuente Barroca.
·       2005. El equipo de Gobierno demolió la fuente que presidía esta plaza y colocó una chapa en la rotonda.
·       2007. El actual equipo de Gobierno sustituyó la chapa y el «vertedero» que había detrás por una rotonda de flores.
·     2010. Se inaugura la plaza después de siete meses de obras para su mejora.

Enlaces con artículos prensa relacionados con la destrucción de la fuente y la nueva plaza.

 



 

Planos en 3D: José Liébana Negrillo, de Jaén.


Mi agradecimiento especial a María del Carmen Guirado de Dios por su colaboración desinteresada.

Jaén, Agosto 2015