jueves, 4 de agosto de 2016

EL LEGADO DEL PINTOR RUFINO MARTOS.





EL LEGADO DEL PINTOR RUFINO MARTOS.
(1912-1993).
A raíz de una información aparecida en el diario Jaén titulada: Rufino Martos podría salir de Segura(ARTICULO DIARIO JAEN), al ser amigo de Juan Martos de la Casa, responsable del legado del PINTOR RUFINO MARTOS, por más señas hijo del pintor, y al tenerle cariño y apego a este pueblo de Segura de la Sierra, me he puesto mano a la obra con esta nueva entrada en mi blog. Pretendo tan solo poner mi pequeño grano de arena para: divulgar su obra, reconocer  la labor que está haciendo Juan Martos en dar a conocer la figura de su padre, pintor de Jaén del siglo XX, así como el legado que nos dejó,  y que se conozca más aún su obra dentro de mis pequeñas posibilidades.

Sé por experiencia que la gente de Jaén somos bastante indiferentes y apáticos hacia los tesoros que tenemos en nuestra provincia, valorando poco a nuestros paisanos;  resaltamos a otras personas  ajenas a nuestro entorno descuidando lo que tenemos, y, cuando queremos darnos cuenta, las cosas ya no tienen arreglo y nos lamentamos. Por desgracia, a día de hoy, la obra del pintor Rufino Martos ya no está en Segura, cumpliéndose los peores augurios.


¿QUIÉN FUE RUFINO MARTOS ORTIZ?

      El pintor Miguel Viribay Abad, con motivo del fallecimiento de D. Rufino Martos el 3 de junio del año 1993 en la ciudad de Córdoba, publicaba en el Diario Jaén un artículo con su vida y obra, que transcribo literalmente ……..

Fue el pintor del paisaje jiennense
El pintor jiennense Rufino Martos falleció en Córdoba el pasado día 3 de junio a los 81 años de edad, víctima de una grave enfermedad. Rufino Martos pasó muchos años de su vida en la capital de la Mezquita como profesor de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos y su funeral se celebró el pasado viernes en la cordobesa parroquia de Santa María Madre de la Iglesia.

Había comenzado sus estudios de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Jaén donde recibió consejos del pintor catalán José Nogué, que desde el primer advirtió las excelentes dotes de aquel joven mocetón, de rudas formas y acusada sensibilidad para el arte. Nogué puso en marcha rápidamente sus resortes de avisado profesor y su influyente personalidad para buscarle al principiante padrino en la ciudad. Los primeros datos escritos sobre Rufino Martos que yo conozca aparecen en 1933. En ellos se refleja la expectativa que se abría entre las personas más influyentes de Jaén en torno a la pintura de aquél muchacho, cuyos primeros años habían transcurrido en las faenas de la huerta que su familia regentaba, labores agrícolas realizadas en los alrededores de la ciudad y desde ahí su primer contacto con el paisaje contemplado con el amor de lo propio.

Rufino enseguida recibió el apoyo de la Diputación Provincial que le concedió una beca que, luego, se le fue prolongando por distintos conceptos, desde el curso 1933-34, hasta el de 1944-45, cuando concluyó su carrera de pintor en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Allí, el pintor se hizo acreedor rápidamente del respeto y la admiración de algunos profesores de valía; y, por oposición, consiguió distintas consideraciones, entre ellas la codiciada Beca del Paular, que generalmente se concedía al mejor alumno de la disciplina de Paisaje mediante la consabida oposición.

Como profesor, Rufino Martos ejerció primero en la Escuela de Artes y Oficios de Jaén, más tarde, tras ganar unas reñidas oposiciones, en la de Palencia, y posteriormente en la de Córdoba a la que llegó entrada ya la década de los cincuenta y en la que permaneció y desarrolló la mayor parte de su carrera docente, hasta su jubilación.

SU OBRA.

No soy ningún erudito ni experto en pintura, y poder criticar un cuadro de cualquier pintor ¡ni por asombro!, eso sí, cuando he contemplado algún cuadro de Rufino Martos, he sentido una sensación especial, porque están llenos de calidez lograda con los  contrates de colores calientes y fríos.



F1) TITULO: CORTIJO AL AMANECER 

En conversación con su hijo Juan Martos en su estudio se Segura de la Sierra, (para quien no lo conozca: Ingeniero Técnico en Quimica y Licenciado en Bellas Artes, pintor y ceramista) me decía que la pintura son “luces y sombras” y que para muchos artista, las formas no suponen parte de su inquietud a la hora de pintar. Su padre supo plasmar en sus dibujos: luces, sombras y profundidad, de una forma genial. 



F2) TITULO: SIERRA DE SEGURA

Continuaba la conversación diciendo que para aprender el oficio, hay que tener escuela, lo que implica muchas “escayolas”, es decir: dibujar sobre papel enfoques diversos de piezas en escayola o  de desnudos utilizando: carboncillo, acuarela, pastel, sanguina o grafito; y terminaba comentando que el pintor debe tener su estilo propio que lo defina sobre los demás. Como anécdota, decía que en cierta ocasión entró por casualidad en una sala en el Ayuntamiento de Hornos,  y al contemplar un cuadro que colgaba de la pared, exclamó “este es de mi padre”, lo reconoció por el estilo que tenía.


  Aunque en Segura, tal como he comentado al principio,  el local donde se encuentra parte del legado no permanece abierto al público, he podido recoger algunos rincones con obras del artista,  que por su belleza y sencillez, me han cautivado y que quiero compartir:



F3) EXPOSITOR CON DIVERSOS OBJETOS PERSONALES DEL PINTOR.












F4) AUTORRETRATOS DEL PINTOR RUFINO MARTOS Y DE SU ESPOSA
 DÑA. JOAQUINA  DE LA CASA.









 F5 y F6) PARAMENTO VERTICAL CON AZULEJOS DE CERÁMICA REALIZADOS POR JUAN MARTOS SOBRE UN CUADRO DE SU PADRE (SE APRECIA EN EL CENTRO UN DIBUJO DE LA CATEDRAL DE JAÉN y LA SENDA DE LOS HUERTOS).






F7 Y F8) RINCÓN CON DOS CUADROS: VISTA DEL CASTILLO DE SANTA CATALINA DE JAÉN Y UN BODEGÓN




Fuente mural




Capialzado en puerta de tránsito.


F9 Y F10) DETALLES DE COMPOSICIONES CON AZULEJOS EN CERÁMICA 
DE JUAN MARTOS.




F11) DIFERENTES UTENSILIOS DE USO DOMESTICO MODELADOS EN BARRO, PINTADOS A MANO Y COCIDOS EN HORNO  EN EL TALLER,  POR  JUAN MARTOS.


DIFERENTES CUADROS DE LA OBRA DE 

     RUFINO MARTOS.


Su obra puede apreciarse entre otros lugares: en la Real Academia de Bellas Artes de S. Fernando en Madrid, en el Museo Provincial de Jaén, en el Ayto. de Jaén y en la sala de exposiciones del taller de Juan Martos en Segura de la Sierra.

Cuadros en la sala de exposiciones de Segura De La Sierra. 



F12) TÍTULO: PLAZA DE SEGURA (ESCENA COSTUMBRISTA).


F13) TÍTULO: RINCÓN DE SEGURA.


F14) TÍTULO: ESCENA COSTUMBRISTA.


F15) TÍTULO: CASERÍO DE LA SIERRA DE SEGURA.


F16) TÍTULO: PUEBLO.


F17) TÍTULO: CAMPIÑA Y OLIVOS DE MALLORCA.



F18) TÍTULO: CAMPIÑA Y OLIVOS DE MALLORCA.



F19) TÍTULO: HORREO

NOCTURNOS:




F20) TÍTULO: SEGURA.


F21) TÍTULO: JAÉN Y CATEDRAL.


F22) TÍTULO: IGLESIA DE UBEDA YA DESAPARECIDA.


F23) TÍTULO: RINCÓN DE SEGURA.


Cuadro  en el Museo Provincial de Jaén.



F24) TITULO: “CASTILLO DE HORNOS" OLEO SIL: 98 X 145 CM.

"CASTILLO DE HORNOS"

Figura con el número de inventario 457, está  reproducido en un modesto catálogo  del museo firmado  por Juan González  Navarrete, y fue hermoso  pretexto para la conferencia de M. Ruiz Calvente en "Los Jueves del Museo" correspondientes al año 1992, fichan!! 13. Pertenece a ese particular universo del Rufino paisajista y recoge una amplia  panorámica de Hornos de Segura desde la carretera que conduce a Santiago de la Espada. Paisaje casi aéreo, de horizonte alto donde afirma el caserío  sobre una  peña  y encima  la torre  de la iglesia  y la fortaleza medieval se advierten netas ante la mirada, la anterior rodeadas por el verdor de alejados pinares, ésta, en su parte más elevada, sobre  un nubarrón otoñal. Lugar alejado de Jaén, largo de términos que el artista supo fijar con notarial y, sin embargo, nada mezquina dicción. No hay en el cuadro tufo alguno de blandura estética. Con pinceladas briosas y decididas Rufino traslada el cálido paisaje a una tela de lino preparada por él. Es cierto que el bastidor está  montado al revés, esto es: con las aristas romas  hacia la parte opuesta a la tela, por lo que no cumplen la función que les está encomendada. El pintor supo poner papel de periódico, sobre la parte de bastidor que pega al lienzo, a fin de asegurar que éste no se pegase a la madera durante el proceso de preparación. Ello garantiza el tratamiento de la tela sobre el bastidor que la soporta. Su preparación: una media creta, ligeramente absorbente, que ayuda  a conservar, con bastante fidelidad, el verdadero gesto de la pincelada. Un gesto que a este artista siempre le ha interesado conservar en sus obras.

Apenas hay superposiciones matéricas en la tela. Las azuladas y violáceas sombras que la tarde comienza  a alargar sobre el paisaje están atendidas con un proceso de transparencias que deja ver el entramado de un lienzo de medio grano. El proceso de restregones y ligeros aguarrasados se impone en la superficie, luego unas concreciones con media pasta y, finalmente, la decidida afirmación de las formas más significativas con pinceladas muy marcadas. Todo el paisaje está  explicado  con sencillez. Después de un primer término en transparente sombra, un suelo abundoso de ocres nos acerca hasta el caserío de blancas cales que avivan  el anaranjado sol de la tarde  sobre las construcciones más nobles del singular conjunto  urbanístico, cuyas sombras, igual que el vertical corte de la roca, las concreta la cálida sensación de una tierra de Sevilla,  mientras la quietud de los verdes  ponen la nota sosegada en la frondosa  lejanía. Todo bajo un cielo que amenaza tormenta con azules que se hacen negros y ponen la nota grave del paisaje pintado sobre un formato escasamente usual en la obra de este sobrio y ejemplar pintor de Jaén.

Miguel VIRIBAY






























F25)  UBICACIÓN DEL ÓLEO "CASTILLO DE HORNOS"  EN LA SALA DEDICADA A LOS PINTORES DE JAEN EN EL MUSEO PROVINCIAL. AL FONDO A LA IZQUIERDA, BODEGÓN DEL PINTOR CEREZO MORENO, HIJO ADOPTIVO DE SEGURA DE LA SIERRA. 










En la ciudad de Jaén, tiene una calle dedicada a su nombre en el populoso barrio de  Peñamefecit.

Esperemos que su legado tenga un sitio digno en algún punto de nuestra provincia, para disfrute y deleite de todos sus paisanos, y también  si fuera posible una sala dedicada a su figura en el Museo Provincial de Jaén.

Jaén, Agosto 2016.




Bibliografía:


  • Internet.
  • Diario Jaén.
  • Fotos, textos, diapositiva y maquetación: Miguel Mesa Molinos.
  • Agradeciendo a: María del Carmen Guirado de Dios por su desinteresada        colaboración y a Juan Martos de la Casa, pintor y ceramista.

6 comentarios:

  1. Excelente reportaje para la memoria de un gran pintor.
    Para que no caiga en los rincones del olvido, gracias por tu valiosa aportación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario, ojala podamos pronto contemplar su obra. Un saludo.

      Eliminar
    2. D.Rufino Martos fue mi profesor de 4º curso en la E. de Artes y Oficios de Córdoba curso 1957-58,obteniendo Sobresaliente al final de curso, magnifico profesor del que guardo un grato recuerdo,siempre admirado por mí persona.

      Eliminar
  2. Julián Luis Medina24 de octubre de 2016, 12:15

    Me gusta la luz y la manera de manejar el color, es un pintor que impone fuerza y caracter en su obra.
    Un reportaje estupendo que nos has mostrado. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario- Un saludo Miguel Mesa.

      Eliminar
  3. Sr. Miguel Polaris, la obra del pintor será expuesta si todo sale conforme a lo previsto en el museo provincial en diciembre de este año. Saludos

    ResponderEliminar